Copy

Escritura creativa
para escritores creativos

 

Buen día

Antes que nada, voy a saludarlos. Seguimos en la temporada de leo pero yo personalmente agoté todas mis vetas extrovertidas este miércoles cuando hablé por una hora y media frente a mi computadora, así que no tengo mucha energía para mantener los modales. Si quieren verme siendo simpática y adorable, pueden hacer click acá.
Hoy no vamos a extendernos mucho porque lo que tengo que decirles es práctico, conciso y porque quiero hablar menos y que ustedes escriban más. Tengo una tendencia natural a robarme el centro de atención y eso me tiene cansada. Creo que eso sale de la creencia de algunos creativos de que si alguien cerca nuestro está recibiendo atención, es porque nos la están robando a nosotros. Esto es una ridiculez, déjenme decirles. Nadie tiene la fuerza para sostener la atención de todas las personas que quieren ser conmovidos por el arte. O quizás alguien sí la tenga, pero no es mi caso. Por eso, sin más preámbulos, arrancaré con la primera sección del día, para que ustedes me lean rápido y puedan ponerse a la-bu-rar.

 The love you take is equal
to the love you make 

El otro día tuve una charla muy copada con una amiga sobre esa paranoia que nos ataca a todos. Ella no es creativa, trabaja en bienes raíces y tiene mucha presión en su día a día por alcanzar metas y llegar a una cierta cantidad de plata ganada por mes. A pesar de que técnicamente algunos los consideran competencia, su ex compañero de trabajo es también su amigo y ella lo quiere muchísimo. Sin embargo, ella no puede evitar ese golpe de celos cada vez que él puede cerrar una venta. “Lack mentality”, me dijo mientras caminábamos. ¿Qué es la mentalidad de escasez? Es eso que te lleva a pensar más en los demás que en vos mismo. Según Google, algunas señales de que tienen mentalidad de escasez pueden ser:
 
1.         Estas comparándote constantemente con los demás
2.         El éxito significa ganar a otros.
3.         Siempre usas excusas para justificar por qué tú no puedes
4.         Transmites tus pensamientos de escasez
5.         No te alegras por los triunfos de otros y te reconforta cuando fracasan
6.         Cuando logras algo, te cuesta compartirlo con los demás.
7.         Ignoras los objetivos de largo plazo

 
Ya sé lo que están pensando. “Yo no tengo una mentalidad de escasez, yo soy una buena persona que celebra los triunfos de sus amigos.” Y sí, no niego que lo sean, pero muchísimos de nosotros tenemos además un virus troyano adentro del alma que nos retuerce por completo cuando alguien cerca nuestro es feliz. A algunos les pasa con el dinero, a otros con el amor, a otros con el reconocimiento. ¿Por qué el énfasis está puesto en la palabra escasez? Porque es muy errado pensar que hace falta algo que en realidad es abundante. El dinero está mal distribuido pero en el mundo ya hay suficiente, el amor habita en más lugares que el odio y sobran las personas que quieren darle su atención a aquellos que se animan a crear. En lugar de preocuparnos por lo que otros tienen y a nosotros nos falta, ¿por qué no nos ponemos a hacer eso que realmente queremos hacer?
Me gustaría que como primer ejercicio del día, probaran algo que me enseñó Julia Cameron. (Sí, otra vez con ella.) En su libro The Artist’s Way ella propone un ejercicio llamado Jealousy Map, o Mapa de Celos. ¿Para qué sirve? Para identificar qué pensamientos nos llevan a quedarnos en la queja en lugar de movernos hacia eso que realmente nos hacen felices. Yo les voy a copiar algunos ejemplos propios que me sirven para ilustrar el punto, aunque ya están pasados de moda, porque gracias al cielo hace rato me rodeo de gente que me obliga a bajar el copete y volverme más humilde.
 
   
 
Estos son sólo ejemplos de lo que en otro momento sentí y lo que a veces sigo sintiendo de a espasmos. No dista mucho de lo que Rachel sintió cuando Monica se comprometió con Chandler y ella le confesó que ese compromiso le recordaba que ella estaba sola. Personalmente, nunca sentí celos fuertes de mi hermana, porque es la mejor persona que conozco, pero sí había adentro mío una pena que quemaba al entender que ella podía tener algo que yo no. ¿Quién dijo que no podía tenerlo? Yo lo dije. Siempre somos nosotros los que nos convencemos de que hay ciertas cosas que no podemos hacer. Como dijo Taylor Swift, “they told me all my cages were mental, so I got wasted like all my potential”. Así que sí, mis reinas y reyes, el primer ejercicio de hoy es este: hacer su propio Mapa de Celos. Más adelante verán por qué empezamos por acá. ¿Listos? Vamos a hacernos cargo de algunas cosas.

Justicia por mano ajena 

Como ya pasamos la parte sentimental de este newsletter, ahora vamos a enfocarnos en la parte técnica. La virgo season se siente llegar y acá venimos con secciones or-ga-ni-za-das, señores.
Algo que veo recurrentemente en preguntas de alumnos o incluso en la masterclass es la idea de la creatividad cuando escribimos sobre gente que conocemos. Ustedes saben a esta altura que amo los personajes más que a cualquier otra cosa y no encuentro un tema del que me guste hablar más que de eso, así que a los personajes nos remitiremos. La mentalidad de escasez también nos puede llevar a creer que no hay suficientes ideas porque siempre caen en la cabeza de algún vecino y que las pocas que tenemos no pueden ser desarrolladas porque alguien las desarrolló antes. Bueno, bullshit. La inspiración está en todos lados, en cada persona que cruzamos hay una historia esperando a ser contada. Lo primero que tienen que hacer es sacarse de la cabeza la idea de que son Dios y pueden inventar personas todos los días. No se puede, nadie tiene tanta creatividad. Con esto no quiero decir que siempre escriban sobre ustedes y sus padres y sus parejas, pero que no huyan a la idea de escribir un personaje que tenga una pizca del verdulero, una de esa profesora que tenían en la secundaria y por qué no una dosis de su ex. (Los muy malos o muy buenos siempre tienen alguna dosis de nuestros exes). Encuentren la abundancia en lo que ya existe, no se sumen el desafío de hacer alquimia inventando seres extraordinarios si eso no es algo que les salga de forma natural.
El segundo ejercicio del día de hoy va a ser una muestra de cómo deberían funcionar ustedes como artistas cuando se encuentran con un idea. Hace un tiempo mi querida Kate (Lady Data para los amigos) me escribió para contarme algo que le había pasado. Tenía una atadura muy fuerte con su pasado y por eso ella no quería escribir más sobre el tema, pero la historia le parecía muy copada para dejarla pasar. Me la regaló, me pasó unos documentos y me contó un poco más de contexto. Su historia, si yo quería, podía ser mía. Si Kate hubiese tenido una mentalidad de escasez, se hubiese aferrado a esa idea que no quería convertir en historia por miedo a que alguien más brille con ella, pero si algo tiene Kate es la certeza de que ideas sobran, y por eso la soltó. El universo se lo devolvió con creces, porque todos los días termina un cuento nuevo y cada vez que leo alguno me quedo sin aire. Si confían en la abundancia del universo y dejan ir las ideas que no son de ustedes, van a recibir esa inspiración que realmente merecen.
Hoy quiero darles una idea mía para hacer un poquito de olas en el universo y ver si quizás a cambio recibo una nueva fuente de inspiración que vaya más conmigo. Siempre quise escribir la historia de una profesora que tuve que en realidad fue muchas profesoras que tuve. Todos tuvimos profesores así. ¿Así como? Resentidos, enojados, peleadores. La peor de todas para mí fue mi profesora de lengua de la secundaria. Creo que pueden pasar mil años y yo me voy a seguir acordando sus frases. “Vos no tenés novio, ¿no? Claro, con esa personalidad jodida, era de esperarse,” me dijo un día, vaya uno a saber por qué. Ella nunca me quiso y yo a ella tampoco y con cada rechazo de mi parte ella pasó a odiarme más. No fue el peor ogro de la tierra, pero supo ser hiriente. Esa frase, sin ir más lejos, quedó grabada en mí para siempre.
Dediqué mucho tiempo a pensar por qué ella era como era y llegué a esta conclusión: ella era una mujer que no había podido disfrutar de las libertades de su juventud, con sueños enormes que habían sido aplastados por el sistema y que ahora la veían siendo docente de adolescentes que no le prestaban atención y no iban a recordarla, excepto en horribles ocasiones. Necesita del poder para sentirse mejor consigo misma y encontraba el poder aterrorizando alumnos. Su mentalidad de escasez la llevó a creer que mi felicidad era algo que yo le había robado, y no algo que se podía multiplicar. Su mayor sueño era conocer a Luis Miguel (o Chayanne, pueden elegir ustedes) y su mayor miedo era morirse sin una pareja. Tengo más detalles, pero no quiero estropear su creatividad. Quiero que ustedes le sigan agregando capas a esta señora, que me den un costado noble y desmenucen su lado macabro.
Como siempre digo, la clave para tener una buena historia entre manos es poner a un personaje en tensión. Por eso, la consigna del ejercicio de hoy es responder a la siguiente pregunta: ¿qué pasaría si un día la escuela cambia de directora y quien llega a ocupar el puesto es una ex alumna que mi profesora aterrorizó? Jueguen con esta historia, háganla suya. Yo ya estoy grande como para seguir enojada con Sandra, pero me gustaría que alguien hiciera justicia.

El rincón de Lady Data

Hola Juaniters! Como desde hace un par de newsletters, les escribe Kate Petrich. La semana pasada tuve la suerte de asistir a un taller dictado por Mariana Enriquez (si, la pesada está hablando de Mariana Enriquez DE NUEVO), sobre la escritura de perfiles. ¿Y que es un perfil? Es más bien parte del periodismo narrativo, esa mezcla maravillosa entre autobiografia y literatura (no tengo la menor idea de periodismo, así que pueden gritarme si quieren). En fin, el taller se trató del análisis de seres extraordinarios que ameritaron que alguien investigue y escriba sobre ellos. Vimos un perfil de Rodolfo Walsh sobre San La Muerte, uno de Vanessa Gregoriadis sobre Britney para la revista Rolling Stone y uno de Enriquez sobre Pizarnik, que me volvió totalmente loca y me sumió en una obsesión profunda por Alejandra.
¿Pero que hace que alguien sea una persona perfilable? ¿Qué amerita que alguien se ponga a investigar la vida y obra de alguien? ¿Se puede perfilar al hijo del vecino? Pero más vale. ¿Qué es lo que hace falta? Un montonazo de curiosidad. Si tienen la suficiente, pueden escribir sobre quien sea.
Subidísima a esta ola de no ficción, les dejo mis recomendaciones.

 

Magnetizado, Carlos Busqued

Busqued entrevista mano a mano a un asesino serial de taxistas, que está totalmente loco pero suena totalmente cuerdo. Historia real de nuestro país. Si ya con eso no se mueren de ganas de conocer a nuestro Mindhunter criado a mate y criollitas NO SE QUE DECIRLES. Está construido a partir de grabaciones de entrevistas, documentos forenses y recortes de diarios. Como siempre, lo consiguen en las librerías o su página confiable de ebooks

.

 

La Hermana Menor, un retrato de Silvina Ocampo, Mariana Enriquez

Hasta antes del curso no tenía el menor interés en leer sobre la vida de Silvina Ocampo. Pero después me enteré que Alejandra Pizarnik estaba loca por ella-en un sentido romántico-y leí un par de cartas que le escribió y dije YA ESTÁ, TENGO QUE LEERLO. Es una zambullida en la aristocracia argentina y en la vida de una mujer que marcó su camino como quiso. La historia se lee sin lomas de burro, de corrido, mientras te imaginas la belleza Villa Ocampo y lo entretenido que debe haber sido que Borges vaya a comer milanesa a tu casa todas las semanas.

 

Los suicidas del fin del mundo, Leila Guerriero

Este es más bien una crónica que un perfil, pero no quería dejar de incluir a Leila Guerriero porque es de las mejores y más reconocidas escritoras de perfiles de nuestro país. Hay un editado por ella, Los Malditos, que es una colección de perfiles de gente cuyas vidas estuvieron marcadas por el horror (el de Enriquez sobre Pizarnik forma parte de él). Si alguien lo consigue en cualquiera de los formatos, me avisa COMO SEA.  En fin, este libro trata sobre Las Heras, un pueblo de la patagonia cuya vida se mueve alrededor del petróleo. Un pueblo donde el viento no frena nunca, golpeando las orejas todos los días, todo el día. ¿Cuánto puede soportar un pueblo antes de volverse loco casi colectivamente? Bueno, lean el libro.


Eso es todo por hoy amigues! Si tienen más recomendaciones- o críticas-o si simplemente me quieren contar que leyeron alguno de los libros, mi inbox está siempre abierto. Me pueden escribir por tuiter o Instagram cuando quieran. 
Recuerden que con curiosidad pueden escribir sobre lo que sea. Como dijo Borges ‘He dicho asombro donde otros dicen solamente costumbre’. Ojalá se asombren todos los días.

Wake me up when September ends

Como han visto, este newsletter ha tenido tres secciones: terapia de artista, técnicas de escritura y un empujoncito de inspiración y sabiduría de la mano de Kate. Ahora viene un pequeño anuncio un poco triste y un poco feliz. La realidad es que no puedo seguir reteniéndolos en este espacio cada dos semanas. No los voy a abandonar, pero sí voy a pasar a escribirles sólo a fin de mes. No es que no me guste hacerlo, me encanta la adrenalina de ver mi correo volando a sus casillas, pero en este momento en mi horno creativo hay varias cosas cocinándose y necesito darles un empujón de fuerza para que puedan ver la luz y llegar también hasta ustedes. Se vienen un montón de cosas hermosas y seguramente salgan a la luz antes del próximo newsletter, así que quiero tirarles algunas fechas para que estén atentos:

- El
16 de septiembre voy a dar mi segunda masterclass via Youtube. Voy a contestar algunas de las preguntas que me dejaron para la masterclass anterior que no llegamos a ver. Si quieren estar atentos y no perdérsela, pueden seguirme en Youtube (quién diría que algún día yo iba a escribir esa oración), o en mis redes, tanto en Instagram como en Twitter, donde voy a estar anunciándolo.
- En
Instagram voy a estar cubriendo la ausencia de este newsletter haciendo rondas de preguntas y respuestas semanales sobre diferentes temáticas referidas a la escritura y la creatividad. Si quieren tener la chance de preguntar, síganme y estén atentos.
- A
mitad de septiembre habrá una sorpresa muy muy especial que estamos trabajando en conjunto con personas hermosas, así que también recomiendo sintonizar mis redes para no perderse nada.
- El
20 de septiembre será la gran final de No Voy a Mentirte, nuestra historia contada a través de postales. Viene con regalitos y un par de golpes al corazón. Yo les avisé.
- El
25 de septiembre nos volveremos a encontrar en Gmail con nuestro amado newsletter pero quiero que hagamos un reencuentro especial y para eso necesito su ayuda. Me gustaría que en este formulario (siento que mi vida ahora transcurre en formularios) dejaran de regalo una idea que no tengan pensado usar en el futuro. Para el próximo newsletter, yo voy a soltarlas al aire (mentira, las voy a publicar acá) para que alguien más las agarre y haga justicia con esa inspiración que nunca fue de ustedes. Llamemos a la abundancia creando abundancia, no nos aferremos a las ideas.
 
Antes de despedirme, les recuerdo que el
 01 de septiembre arrancamos el taller de Escritura Creativa y quedan poquitos lugares así que si quieren anotarse, el momento es ahora. También les cuento para los que no saben que ahora tengo una cuenta en Cafecito. ¿Para qué sirve? Para que me compren cafés simbólicos si en algún momento algo de todo este newsletter les gustó, les hizo bien o los ayudó. Pueden hacerlo entrando a esta página. Por supuesto, esto no es obligación. Mi agradecimiento crece cada día en el que me animo a más, imagino más y transmito más porque ustedes no dudan en hacerme saber que eso es lo que esperan de mí.
 
Los quiero mucho.
 
Nos vemos dentro de un largo mes (qué dramática!)
 
Juani.

Facebook
Twitter
Link
Website
Copyright © 2020 Escritura Creativa anti Apocalipsis, All rights reserved.