Copy

Un loco bastante cuerdo

Por Alex Favieri

Marcelo Bielsa, un DT criticado por sus formas y su estilo. Un tipo con códigos que es más amado en el fútbol exterior que en el propio. ¿Cuál es su juego basado en las estrategias deportivas y los valores y cómo es su postura frente a las situaciones que se le presentan en la vida y en la profesión?

Un enfermo, en el buen sentido de la palabra, del fútbol. El periodismo argentino lo tilda muchas veces de raro y ante un mínimo tropezón sale con los tapones de punta contra él. Es que claro, no le perdonan el fracaso con la Selección en el Mundial de Corea-Japón 2002, en el que la albiceleste no pasó la fase de grupos. Él ni se inmuta. Sigue firme su camino y contesta con altura, dejando en ridículo a varios de estos “payasos mediáticos”.

Le dicen “Loco”, pero ¿qué es la locura? Según la Real Academia Española puede ser: 

1. f. Privación del juicio o del uso de la razón.

2. f. Despropósito o gran desacierto.

3. f. Acción que, por su carácter anómalo, causa sorpresa.

4. f. Exaltación del ánimo o de los ánimos, producida por algún afecto u otro incentivo.

Entonces, ¿en verdad Bielsa es un “loco” o está bastante cuerdo? Claramente, en los ambientes donde el rosarino se maneja, la definición que más acertada está es la número 3 porque causa sorpresa a través de su comportamiento y genera cuestionamientos en un terreno tan contaminado como es el del fútbol. Pero, su “locura”, ¿es un desacierto? ¿Está asociada a una privación del juicio o del uso de la razón? 

En el fútbol argentino Bielsa logró introducir una nueva forma, un nuevo estilo. Cuando todo era una dicotomía entre el Menottismo (el juego lindo o estético, según quienes lo pregonan, basado en la tenencia de la pelota y la búsqueda del arco rival) y el Bilardismo (el modelo defensivo, en el que se dice que para ganar vale todo, hasta alguna que otra actitud picarona adentro del campo de juego), el “loco” hizo escuela con una tercera posición: el Bielsismo (verticalidad, juego por las bandas, protagonismo y, por qué no, valores por sobre el éxito o el fracaso).

Su método es considerado esa tercera posición que se ubica entre el de Bilardo y el de Menotti, y eso se debe a su propia apreciación del juego, que tiene elementos de ambos entrenadores que supieron dirigir a la Selección Argentina y llevarla a la gloria máxima.  "Conceptualmente, para mí, todos los partidos son iguales: hay que dominar y protagonizar todo lo que se pueda. Cualquier otra cosa no entra dentro de mis concepciones. La única manera que entiendo el fútbol es la de la presión constante, jugar en el campo rival y el dominio de la pelota", explicó Bielsa acerca de su postura, la cual si sólo nos quedamos con esta definición, se asemeja más a la del DT campeón en el Mundial 1978. 

Pero, no sólo se caracteriza por tener la pelota y mirar siempre el arco contrario: “Si tuviera que elegir, diría que me siento más cómodo con el orden que con la espontaneidad. Hay entrenadores que propician un clima creativo dentro del equipo. No es que yo no valore eso, pero hay situaciones que son antagónicas y un técnico no puede estimular simultáneamente las dos cosas”. En ese orden, entra en acción el análisis del rival, cómo juega, cuál es su fortaleza y cuál su debilidad. Ese orden del que habla es el que se asocia más al del entrenador campeón del Mundial 1986.

 

Ese análisis y ese vivir en modo “futbol” puede que le den el mote de loco desde muy pequeño, porque como le contó su hermano Rafael (ex Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina) a Primera Generación, “cuando teníamos entre 13 y 15 años, Marcelo jugaba a la pelota más horas de las que dormía. Ahora trabaja con el fútbol más horas de las que vive”. Y profundizó acerca de la locura, pasión y profesionalismo que tiene por este deporte: “cuando dirigía Vélez hizo instalar en una camioneta que se había comprado una videocasetera, para volver hasta Rosario mirando fútbol mientras su auxiliar manejaba. Hace un tiempo, entre el Marsella y el Lille, lo fui a visitar a la casa, frente al río, en Rosario. Estaba en una habitación sentado frente a un aparato rarísimo. Era un poliedro de metal y vidrio templado, que albergaba 4 televisores dispuestos verticalmente; uno encima del otro. Y miraba cuatro partidos al mismo tiempo. Lo sé con certeza porque de pronto, retrocedía una jugada en el monitor que estaba más cerca del piso y mientras retrocedía la imagen, paraba el televisor que estaba en tercer término hacia arriba para revisar dicha jugada cuando terminara de ver la que retrocedía. Al mismo tiempo, me imagino, controlaría los otros dos”.

Hoy es amado por todo un pueblo en Inglaterra, tras ser el comandante del ascenso tan deseado y postergado del Leeds a la Premier League. Pero en su llegada a Reino Unido, Marcelo Bielsa ha sufrido en carne propia las consecuencias de ser un estratega que analiza hasta el más mínimo detalle de sus rivales. Es que en su primera temporada en el fútbol inglés fue acusado de espionaje. ¿Qué fue lo que ocurrió? El conjunto del rosarino debía enfrentar al Derby County y parte del cuerpo técnico de este equipo se dio cuenta que en los entrenamientos se encontraban personas enviadas por Bielsa para observar la práctica, lo que provocó un revuelo en ese fútbol de “caballeros”. El argentino, sin inmutarse, convocó a una conferencia de prensa para explicar lo sucedido y dejar en claro que los valores de su fútbol no se manchan. "Mi objetivo es facilitar la investigación de la FA. Haciéndolo, asumo posibles sanciones por parte de las autoridades", indicó.

"No traté de sacar una ventaja deportiva deshonesta; lo hice porque no es ilegal ni viola ninguna ley específica", argumentó el  loco. Y además dejó en claro que los partidos no se ganan por ver una práctica del equipo contrincante: "Cada partido nos toma más de 300 horas de trabajo. No me hace falta ver un entrenamiento del rival para saber cómo juega". ¿Cómo terminó el tema? Leeds fue multado con 200.000 libras que pagó el propio entrenador de su bolsillo y la FA (Federación madre del fútbol inglés) prohibió ver los entrenamientos 72 horas antes de un partido, a menos que se les invite

Análisis tras análisis. Horas y horas frente a una pantalla viendo partidos de los equipos contra los que se tiene que enfrentar. Eso, sólo puede hacerlo alguien apasionado y obsesionado por el trabajo, dejando en claro que no sólo es un 11 vs 11 en una cancha lo que lleva a una institución a triunfar. Hasta el propio Pep Guardiola reconoció en Bielsa esta obstinación por el fútbol: "Cuando estaba en Athletic, le mandé a Guardiola un análisis de su equipo. Me dijo: 'Sabés más de Barcelona que yo'", contó en alguna ocasión el ex DT de Newell’ s y Vélez.
Sus valores de un juego limpio quedaron en evidencia la temporada pasada, cuando Leeds se quedó en la puerta de un posible ascenso, con todo lo que ello significaba para sus hinchas después de tantos años de espera. Es que en un partido clave ante Aston Villa se dio una situación muy particular: los dirigidos por el estratega argentino marcaron un gol polémico, ya que un jugador del equipo contrario había quedado tendido en el césped tras una falta y todos (o casi todos) se habían quedado parados pensando que Mateusz Klich, del Leeds, iba a tirar la pelota afuera del terreno de juego para que atiendan al rival. Pero este siguió con la pelota y marcó el tanto que le daba el triunfo. Acto seguido, luego de algún que otro cruce verbal, un Bielsa ofuscado le ordenó a sus jugadores que se dejen anotar un gol tras el saque de mitad de cancha. "No les regalamos el gol; se lo devolvimos", confesó después del partido.

Y claro, las críticas, sobre todo del periodismo argentino no tardaron en llegar. Tildaron la decisión como una falsa modestia y hasta denostaron su accionar justificando que el partido terminó empatado y que se perdieron dos puntos que eran claves para llegar a la Premier League. Otra vez, el periodismo puso el resultado ante todo. "Quienes ejecutamos esta profesión no podemos permitir que se gane de cualquier manera", declaró alguna vez Bielsa acerca de su tarea como director técnico. Y sobre el periodismo que tanto lo ataca aseguró: "Los medios de comunicación ya influyen más que la familia y la escuela, que son los elementos genuinos de formación. Es una vergüenza, porque los medios tienen intereses específicos y la educación y la familia tienen intereses y expectativas diferentes a los medios de comunicación. Estos se especializan en pervertir a los seres humanos según victoria o derrota".

En relación a sus principios, estos no sólo tienen que ver con el fútbol, sino también con la vida cotidiana. "Si quien llega primero tomando atajos no sufre la condena dentro del grupo, ese equipo está enfermo. Aplica también a la sociedad", manifestó tomando como ejemplo el deporte que ama que para tratar de alcanzar el triunfo tanto en la cancha como en la cotidianeidad del día a día, su filosofía no acepta trampas. 

Cuando fue DT de la Selección de Chile, Bielsa y todo el equipo fueron invitados por el Presidente Piñera tras el Mundial de Sudáfrica 2010. Algo que a Marcelo le molestó,  quizá porque no comparte su forma de pensar con el mandatario chileno, al punto tal que lo saludó con total desgano. Esta situación fue recordada por quienes se manifestaron en el país trasandino el año pasado y fueron reprimidos con total brutalidad por los carabineros.

"Que un pueblo sea rebelde es sano", aseguró una vez en un cruce de opiniones con el periodista argentino Fernando Niembro. Estas declaraciones las mantuvo en el tiempo y cuando fue consultado sobre la situación que estaba viviendo la sociedad chilena, no dudó en mostrar su postura a favor del oprimido. “Admiro lo que el pueblo chileno está haciendo. Están tratando la democracia de una manera diferente. Son un ejemplo para el resto de los países. Se manifiestan de manera civilizada y democrática, entendiendo que no solamente votar es un ejercicio del poder de decisión que tiene el pueblo", opinó. 

 En Chile, el loco generó sin buscarlo un afecto con la población. En 2010, luego un terremoto visitó zonas afectadas llevando su palabra de aliento a los más necesitados, junto a un sacerdote jesuita, a quién seis años más tarde volvió a visitar cuando el cura inauguró en Antofagasta un Centro de Formación Técnica en un barrio popular donde viven familias en situación de extrema pobreza. En Inglaterra, es un embajador. La gente del Leeds lo ama, es que le devolvió las esperanzas luego de años de frustraciones. Después del primer intento fallido de ascenso del loco al mando del equipo, los hinchas pidieron por favor que se quede para intentarlo la próxima temporada. Así fue, se quedó y la gloria llegó.

Sin tanta bandera ni autobombo Bielsa se erige como una escuela dentro y fuera del campo de juego. En la cancha y en la vida. Humilde, trabajador, obsesionado, introvertido y hasta poco carismático, el rosarino no deja de ser un profesor de principios y valores. Cuando llegó a su actual equipo, en el primer entrenamiento le preguntó a sus nuevos dirigidos cuánto costaba una entrada y cuántas horas tenía que trabajar un aficionado para poder ir a ver un partido del Leeds. Tres horas de trabajo, contestaron. Entonces, el argentino hizo que sus jugadores junten la basura del lugar durante ese tiempo, para que sepan y sientan lo que un hincha invertía en ellos. Pueden llamarlo loco, sí. Pero, en un mundo en el que a cada golpe de vista se puede encontrar a alguien en offside, tratando de sacar ventaja, este loco es un tipo bastante cuerdo que trata de educar mejores personas desde su lugar de formador en el fútbol, haciendo primar la razón (y con gran acierto) ante el triunfo a cualquier precio.

Alex Favieri

Periodista, productor. Si te gustó el artículo podes invitarme un cafecito, también podes hacer un pequeño aporte a la revista aquí
@favierialex @favierialex
favierialex_ favierialex_
Facebook Facebook
¿Querés que esta info te llegue siempre? Dale click al botón de abajo y suscribite a este Newsletter. Si te gustó lo que leíste, podés compartirlo con tus amigos
Suscribite!
rpgeneracion
rpgeneracion
revistaprimerag
revistaprimerag
PG
PG
rpgeneracion
rpgeneracion
Share Share
Tweet Tweet
Forward Forward
Copyright © 2020 Revista Primera Generación, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp