Copy
El deporte y sus componentes como herramienta social
Por Alex Favieri

El asesinato de George Floyd debido a la brutalidad policíaca y al racismo hacia los afroamericanos en Estados Unidos despertó al mundo. El deporte no se quedó atrás y sus referentes se expresaron tanto en redes sociales como también en las distintas competencias, donde mostraron su costado más humano. Pero, ¿cuándo nació el #BlackLivesMatter? ¿Quién fue el primero en manifestarse? Los invito a repasar varios sucesos en el deporte que van desde hechos repudiables de racismo y expresiones de deportistas a favor de causas sociales

Los referentes de las competencias más importantes del mundo también se manifiestan y le dan fuerza y visibilidad a diferentes causas sociales, porque son personas, porque muchos y muchas de los y las deportistas no nacieron en “cuna de oro” y, sobre todo, porque no olvidan sus raíces y reconocen al deporte como una herramienta social importante.

El 25 de mayo de 2020 la policía de Estados Unidos asesinó de forma brutal a George Floyd, un hombre afroamericano de Minneápolis. Mientras lo arrestaban por usar un supuesto billete falso de 20 dólares en una tienda de comestibles, uno de los oficiales lo puso de boca contra el asfalto y presionó su rodilla sobre el cuello de Floyd, quien con el poco aire que le quedaba trataba de decir “I can’ t breathe” (en español, no puedo respirar). El hecho fue filmado por personas presentes en el lugar. Durante 8 minutos y 46 segundos Floyd resistió hasta que sus pulmones y su cuerpo no aguantaron más. Este asesinato, por asfixia a causa del abuso de poder por parte de las “fuerzas de seguridad” fue el detonante de marchas en todo el país del norte de América y también alrededor del mundo.

El deporte y sus principales figuras no se quedaron callados. Uno de los primeros en expresar su repudio ante tamaña situación de racismo y xenofobia fue LeBron James, una de las máximas figuras de la NBA. El jugador de los Lakers publicó la foto del policía presionando su rodilla sobre el cuello de George Floyd con la palabra “This…” (Este...)  y al lado la imagen de un jugador de fútbol americano arrodillado con las siguientes dos palabras arriba “…Is why” (…es el por qué). Además agregó este texto en la descripción de la foto: "Do you understand NOW!!??!!?? Or is it still blurred to you??" (¿Ahora lo entiendes? ¿O sigue siendo borroso para vos?
El jugador de la NFL que está arrodillado en el posteo de LeBron es Colin Kaepernick, ex mariscal de San Francisco 46ers. Figura de su equipo en el deporte más popular de EE.UU. ¿Qué hace de rodillas? Simple, se manifiesta. Esa forma de expresarse le viene costando su carrera desde el año 2016 a la fecha, pero es el símbolo por el cual se reconoce la lucha contra el racismo en el deporte de Estados Unidos y del mundo. ¿Qué es lo que hizo Kaepernick? En agosto de 2016, antes de un partido, posó su rodilla contra el césped mientras sonaba el himno estadounidense. Esa fue la forma que encontró para repudiar las tantas muertes afroamericanas en el país, ya que como Floyd, muchas otras personas han sido asesinadas por las fuerzas policiales bajo una rodilla racista.

Esto provocó la furia de la propia organización deportiva, de las distintas franquicias que miraron para otro lado e hicieron oídos sordos al reclamo del quarterback y boicotearon su carrera. Hoy, sigue siendo jugador libre ya que ninguno de los 32 equipos de la NFL quiso contratarlo debido a sus expresiones contra el racismo. También enfureció a muchos aficionados de la disciplina, en su gran mayoría seguidores de Donald Trump. “No me voy a poner de pie para mostrar orgullo por una bandera de un país que oprime a los negros y las personas de color”, sentenció el jugador ante los micrófonos luego de la primera vez que apoyó su rodilla en el campo de juego mientras sonaba el himno. Así Kaepernick antepuso su activismo y sus ideales a su futuro como deportista. También tuvo el apoyo masivo de varios espectadores y de otros referentes de este deporte que continuaron realizando esta acción en los distintos estadios.  El presidente de Estados Unidos llegó a pedir en 2017 que los equipos de la NFL despidan a todos los jugadores que se arrodillen ante el himno. “Sacar a ese hijo de puta del campo ahora mismo”, sugirió vomitando su desprecio racial ante el acto impulsado por el ex jugador.

Los años pasaron y Kaepernick no ha vuelto a jugar de forma profesional. Hoy tiene una fundación llamada Know Your Rights Camps, dedicada a la justicia social y mediante la cual financió la defensa legal de quienes fueron apresados por manifestarse tras el homicidio de Floyd. Su lucha y el tiempo le terminaron dando la razón. Es que el máximo responsable de la NFL, Roger Gedell, expresó su arrepentimiento luego del crimen de George: “Nosotros, la NFL, condenamos el racismo y la opresión sistemática de la gente negra. Reconocemos que nos equivocamos al no haber escuchado antes a nuestros jugadores y animamos a todos a expresarse y protestar pacíficamente”.

Las luchas sociales continúan ganando terreno en el deporte, hasta en los más "elitistas" como la Fórmula 1. Es que Lewis Hamilton, múltiple campeón de la categoría, mostró su enojo con colegas y también con las autoridades del deporte automovilístico más visto alrededor del mundo. “Algunos de ustedes figuran entre las más grandes estrellas y sin embargo permanecen silenciosos frente a la injusticia”, publicó el piloto de Mercedes en su cuenta de Instagram. Y además, sentenció: “Nadie mueve un dedo en mi industria, que es un deporte por supuesto dominado por los blancos. Soy una de las pocas personas de color, todavía estoy solo. Creí que verían ahora por qué sucede y que reaccionarían, pero no pueden ponerse de nuestro lado. Sólo quiero que sepan que sé quiénes son y que los veo. No puede haber paz hasta tanto nuestros supuestos dirigentes no inicien cambios, no sólo en Estados Unidos, sino también en el Reino Unido, España, Italia y en todos lados”
 

Las luchas sociales continúan ganando terreno en el deporte, hasta en los más "elitistas" como la Fórmula 1. Es que Lewis Hamilton, múltiple campeón de la categoría, mostró su enojo con colegas y también con las autoridades del deporte automovilístico más visto alrededor del mundo. “Algunos de ustedes figuran entre las más grandes estrellas y sin embargo permanecen silenciosos frente a la injusticia”, publicó el piloto de Mercedes en su cuenta de Instagram. Y además, sentenció: “Nadie mueve un dedo en mi industria, que es un deporte por supuesto dominado por los blancos. Soy una de las pocas personas de color, todavía estoy solo. Creí que verían ahora por qué sucede y que reaccionarían, pero no pueden ponerse de nuestro lado. Sólo quiero que sepan que sé quiénes son y que los veo. No puede haber paz hasta tanto nuestros supuestos dirigentes no inicien cambios, no sólo en Estados Unidos, sino también en el Reino Unido, España, Italia y en todos lados”
 

Haga click en la imagen para ver el video 
Muchos referentes del deporte mundial se han expresado bajo el lema #BlackLivesMatter utilizado durante las marchas que comenzaron en Minneápolis tras el asesinato de Floyd. La Bundesliga fue una de las primeras competencias que reanudó la actividad luego del parate por la pandemia del coronavirus. El reinicio del fútbol en Alemania tuvo, además del respeto hacia las víctimas que ocasionó el virus de la Covid-19, innumerables manifestaciones de los futbolistas contra el racismo. Y la forma de hacerlo fue la misma: rodilla al césped y también puño en alto. La lucha contra la intolerancia racial se hace cada vez más fuerte en todos los deportes
Haga click en la imagen para ver el video 
Marcus Thuram, jugador del Borussia Mönchengladbach marcó dos goles para su equipo ante Unión Berlín en uno de los partidos que reanudó la liga alemana de fútbol. El hijo del legendario Llilam Thuram, campeón con Francia en el mundial de 1998 y reconocido luchador contra el racismo, celebró el primero de sus goles con el símbolo que Kaepernick comenzó en Estados Unidos y que se transformó en un gesto mundial. Una vez culminado el partido, la cuenta oficial de twitter del Borussia Mönchengladbach acompañó el reclamo posteando la foto del jugador arrodillado junto con la leyenda: “No hace falta explicación”.
Haga click en la imagen para ver el video 
El resto de los campeonatos de fútbol se fueron reanudando. Y junto con ellos más jugadores expresaron su pedido de justicia por el asesinato de George Floyd  y su repudio al racismo de forma más vehemente. El fútbol de todo el mundo se hizo eco, dejó de hacer oídos sordos gracias a sus principales personalidades y se involucró en los temas sociales con más fuerza. En el caso de Estados Unidos, el fútbol femenino volvió con el componente social más latente que nunca. Pero, la imagen que recorrió el planeta fue la de la previa del partido de la NWSL entre Chicago Red Stars y Washington Spirit. Es que la jugadora estadounidense Casey Short protagonizó una de las escenas más conmovedoras: durante la ceremonia del himno protestó de forma pacífica y rompió en llanto, contagiando a sus colegas. Su compañera, Julie Ertz, puso su mano bajo la cara de la defensora para que las lágrimas caigan en su palma. La imagen se replicó en todo el mundo tocando las fibras sentimentales de quienes la observaron
Thierry Henry, exfutbolista francés, es el entrenador del Montreal Impact que milita en la MLS de Estados Unidos. El DT también rindió su homenaje, su pedido de justicia y su rechazo al racismo en la vuelta del fútbol masculino de Estados Unidos. El estratega permaneció arrodillado en el banco de suplentes durante 8 minutos y 46 segundos. Ese fue el lapso de tiempo que George Floyd resistió la brutalidad policíaca que terminó con su vida.
Uno de los últimos deportes en retornar a la actividad tras la suspensión por el coronavirus fue la NBA. El regreso de la competencia de básquet más vista alrededor del mundo fue con la misma temática: jugadores y cuerpos técnicos arrodillados mientras el himno de Estados Unidos sonaba. Sin dudas, fue uno de los momentos más impactantes. Además, muchos de los jugadores optaron por no llevar sus apellidos en las camisetas de sus equipos. En su lugar, decidieron estampar mensajes contra el racismo
LeBron James es una de las principales atracciones del básquet mundial. Desde su lugar de deportista se embanderó con la causa y cargó en su espalda el motor principal del reclamo dentro de la NBA, contagiando así a otros referentes. Mientras, el presidente de Estados Unidos sacó a relucir su racismo recalcitrante y avisó que no iba a ver los deportes en los que sus protagonistas se arrodillen ante la canción patria. Qué iluso fue Donald, lamentablemente habrá tenido que apagar sus televisores ya que en todas las disciplinas deportivas se emuló aquella intervención del pionero Kaepernick durante el himno. Por su parte, la figura de los Lakers dejó en claro en una entrevista que Trump no es un aficionado bien recibido en la NBA: "Creo que el mundo del baloncesto no está triste por perderlo como espectador. No nos podía importar menos. Es todo lo que tengo que decir sobre este tema. El baloncesto puede continuar sin sus ojos puestos en él. Puedo hablar en nombre de todos los que amamos el baloncesto, no podía importarnos menos"
Otro de los que dejó ver su postura contra el máximo mandatario de Estados Unidos fue el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich, quien desde 1996 dirige a los Spurs y ha conseguido 5 campeonatos de la NBA. Durante una entrevista le consultaron sobre las múltiples marchas que se estaban dando en las calles por la muerte de George Floyd y el coach no dudó en mostrar su rechazo a las políticas de derecha de Trump: "No solo es divisivo. Es un destructor. Estar en su presencia te hace morir. Te comerá vivo para sus propios fines. Me horroriza que tengamos un líder que no puede decir Black Lives Matter. Es por eso que se esconde en el sótano de la Casa Blanca. Es un cobarde. Crea una situación y huye como un estudiante de primaria. En realidad, creo que es mejor ignorarlo. No hay nada que pueda hacer para mejorar esto debido a quién es: un idiota trastornado". Más clarito, imposible

Así, los máximos exponentes de las distintas disciplinas deportivas utilizaron su masividad en los micrófonos y en las audiencias para unirse y visibilizar una lucha social. Varios deportes, muchos protagonistas, un grito de justicia en sus voces y un solo puño levantado para golpear al racismo y tumbarlo. Este brutal asesinato fue el detonante para que en todo el mundo los atletas unan sus fuerzas y sean la cara visible de la sociedad, dejando de lado los millones de dólares que ganan y demostrando que son un componente más que importante en las causas sociales. Pero, antes de este suceso hubo muchos protagonistas que reaccionaron ante distintos hechos de racismo, homofobia, o se manifestaron a favor de los derechos que un pueblo merece. Repasemos algunos:
Chile vivió en 2019 momentos de angustia y tensión cuando los carabineros reprimieron muchas de las manifestaciones que se iniciaron tras el estallido social por aumento de tarifas. Así fue que algunos de los principales intérpretes del deporte trasandino rechazaron públicamente la represión por parte del gobierno de Piñera. Uno de ellos fue Rogers Rogerio, subcampeón del Open de Jiu Jitsu que se celebró en Argentina mientras se daban las protestas en su país. Al subirse al podio posó con una bandera de Chile, con la inscripción: “Nos matan, violan y torturan. Igual que en dictadura”

El campeonato de fútbol chileno se suspendió debido a las masividad de los reclamos que invadieron las calles de todo el territorio. La Federación Chilena de Fútbol decidió otorgarle el título a la Universidad Católica, que lideraba la tabla de posiciones. El equipo, celebró el título en sus redes, y uno de sus jugadores, Nacho Saavedra posó en la foto del plantel campeón tapándose un ojo. Este gesto fue un claro apoyo a los manifestantes que durante las marchas han sufrido pérdidas oculares debido al salvaje accionar de los carabineros.
A principios de noviembre del 2019 el Brescia de Italia enfrentaba al Hellas Verona por la Serie A y Mario Balotelli sufrió en carne propia el racismo en pleno partido. Es que los hinchas del equipo local escupieron sus fascismo insultando al delantero por su color de piel, éste estalló y en medio de una jugada tomó la pelota con sus manos y la pateó fuerte hacia la tribuna. Acto seguido, quiso abandonar el partido, pero sus compañeros lo convencieron para que siga.
 
Haz click para ver el video
Una semana después, en Ucrania, el brasileño Taison vivió otro momento de intolerancia racial. El jugador del Shakhtar Donetsk fue insultado por la parcialidad del Dynamo de Kiev, conocida por ser de ultraderecha. El jugador reaccionó ante los incesantes insultos, agarró la pelota, la pateó hacia las lacras que ocupaban el lugar en las gradas y los enfrentó levantando su dedo anular. Lo insólito de esto es que el árbitro del partido terminó expulsando al jugador
Haz click para ver el video
Nahuel Guzmán es uno de los arqueros argentinos que milita en el exterior. El guardameta ataja en Tigres de México, donde la maldita costumbre de las hinchadas locales era gritar “ohhh, Puto” en cada saque de meta. Para contrarrestar esto y enfrentar a los hinchas que promovían la homofobia, el Patón optó por teñirse el pelo con los colores de la bandera del orgullo LGBTQ. La Federación Mexicana de Fútbol realizó campañas y anunció medidas para erradicar los cantos homofóbicos tanto el fútbol local, como también cuando juegue la Selección
El deporte es pasión una pasión de multitudes, pero no se pueden tolerar más actos de discriminación en ellos. Es por eso que muchos referentes han entrado en acción para repudiar a los imbéciles que manchan algo tan lindo. Algunos han sido hechos aislados, otros han sido masivos como el #BlackLivesMatter. Lo cierto, es que estas competencias son consumidas por el mundo entero, sus imágenes recorren el planeta y por este motivo es importante que el componente social esté presente como una herramienta más para que las sociedades tomen conciencia, para que la intolerancia racial y sexista sea repudiada y erradicada tanto en las tribunas, como también dentro de los distintos campos de juego. Alzando la voz, varias figuras toman la posta, repudian a las escorias de las sociedades y también luchan junto a los pueblos, desde su lugar, reclamando derechos y velando por las causas sociales. El silencio no es el idioma para combatir a los intolerantes. Como supo hacerlo el atleta afroamericano Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de Munich en 1936, ganando cuatro medallas de oro y levantando el puño ante la presencia de Adolf Hitler, hundiendo la asquerosa teoría de la supremacía aria: Qué vivan los rebeldes, las manifestaciones y que haya cada vez más deportistas reclamando derechos y utilizando al deporte como una herramienta social más que importante para borrar y silenciar a esas basuras que fomentan el odio.   

Alex Favieri

Periodista, productor. Si te gustó el artículo podes invitarme un cafecito, también podes hacer un pequeño aporte a la revista aquí
@favierialex @favierialex
favierialex_ favierialex_
Facebook Facebook
¿Querés que esta info te llegue siempre? Dale click al botón de abajo y suscribite a este Newsletter. Si te gustó lo que leíste, podés compartirlo con tus amigos
Suscribite!
rpgeneracion
rpgeneracion
revistaprimerag
revistaprimerag
PG
PG
rpgeneracion
rpgeneracion
Share Share
Tweet Tweet
Forward Forward
Copyright © 2020 Revista Primera Generación, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

Email Marketing Powered by Mailchimp