Copy
Ver este email en un navegador

 
28/02/2021
¡Hola ! ¿Cómo estás? Espero que hayas atravesado esta última semana de un caluroso febrero lo mejor posible. Si sos docente como yo, te deseo lo mejor en este inicio de clases. Te cuento que nosotres estamos trabajando muchísimo y que, prontamente, se vienen vídeos, entrevistas y mucho contenido nuevo. Por si no sabías, RELIF no tiene ningún tipo de financiamiento así que si te gusta lo que hacemos y está dentro de tus posibilidades, podés invitarnos un cafecito y ayudarnos a financiar nuestras plataformas digitales.
Si seguís este newsletter desde el año pasado, seguramente sabés que es una mezcla entre textos escritos por mí y algunas traducciones. Esta tarde dominical, te traigo la traducción de un breve texto publicado hace dos días por el lingüista José Luis Mendívil Giró de la Universidad de Zaragoza que trata sobre la muy polémica evolución del lenguaje, la cognición, la cultura y la inteligencia humana. Si sos un entusiasta de estos temas te dejo esta canción sobre biología evo-devo que te va a encantar. Vamos con el texto:

¿POR QUÉ EVOLUCIONÓ EL LENGUAJE? POR JOSÉ LUIS MENDÍVIL GIRÓ

6 minutos de lectura

 

 

Why only us (Berwick & Chomsky 2016) se publicó en un momento de gran desarrollo en la investigación sobre la evolución del lenguaje. El libro propone una teoría de la evolución del lenguaje que articula las ideas de Noam Chomsky sobre este tema ya presentado anteriormente, tanto en colaboración (Hauser, Chomsky & Fitch 2002) como en solitario (Chomsky 2007). A pesar del pedigrí científico de sus autores, tengo la sensación de que el libro ha sido esencialmente mal entendido y que ha sido ampliamente ignorado por las principales tradiciones de investigación sobre evolución del lenguaje. Y ambos hechos pueden explicarse por la misma razón: el enfoque chomskyano sobre la evolución del lenguaje contradice dos suposiciones comunes en la literatura principal sobre el tema, a saber (i) que existe una relación entre el cambio lingüístico a lo largo del tiempo y la evolución de la facultad del lenguaje, y (ii) que el lenguaje evolucionó como un sistema de comunicación.

A partir de ahora aspiro a mostrar en qué sentido son incorrectos estos dos supuestos, y por qué el modelo de evolución del lenguaje presentado en Why only us, aunque sea una especulación (como lo son todos sus competidores), debe considerarse un contribución notable para esclarecer el misterio del origen de nuestro atributo más distintivo como especie.
 

El cambio lingüístico no es evolución

Sabemos que las lenguas cambian con el tiempo. Por tanto, es legítimo preguntarse si la evolución de las lenguas a lo largo del tiempo fue responsable de la evolución del lenguaje en nuestra especie. Al principio, esto parece una idea con sentido común. Así, como sabemos que el español proviene del latín, y sabemos que el latín proviene del protoindoeuropeo, podemos imaginar que las lenguas humanas modernas evolucionaron a través de cambios lingüísticos de ese tipo a partir de una especie de lenguas primitivas prehumanas.

Sin embargo, este escenario es inverosímil. Sabemos cómo son los cambios lingüísticos, sabemos cómo afectan a las lenguas y, por lo tanto, sabemos que no pueden explicar cómo surgió la facultad humana del lenguaje ya que los cambios lingüísticos son cambios culturales.

Pero el lenguaje humano actual no puede explicarse como un conjunto de cambios históricos o culturales que han alterado el lenguaje, por ejemplo, de los chimpancés (nuestros antepasados ​​vivos más cercanos): si eso fuera todo, no podríamos explicar por qué los chimpancés no pueden aprender lenguas humanas (incluso cuando están intensamente capacitados para hacerlo). Por tanto, deben haber ocurrido algunos cambios en la evolución del cerebro humano que explican que todos los humanos (excepto una patología grave), y solo los humanos, sean capaces de aprender y utilizar lenguas como el español, o el ruso, la lengua de señas, esto es, lenguas humanas.
 


 

La reacción típica según la cual estos cambios (los que explican por qué las personas pueden aprender una lengua mientras que los chimpancés no) son cambios en la cognición general -y no específicos de la facultad del lenguaje- es insatisfactoria si los cambios en la cognición general responsables de esa diferencia no están especificados. Además, cualquier cambio biológico que lleve de un cerebro que no puede aprender un idioma a otro que sí puede es, por definición, parte de la evolución biológica de la facultad humana del lenguaje, que no puede, por tanto, reducirse a cambios culturales.
 

El lenguaje no evolucionó para la comunicación, sino para el pensamiento.

Esta es, sin duda, la tesis más relevante de Why only us, y la que confronta más directamente tanto la visión del sentido común como la visión de las tradiciones modernas más prominentes en la investigación de la evolución del lenguaje.

Cabe señalar que, en realidad, lo que estipula Chomsky es que una propiedad relevante del lenguaje humano (la infinitud discreta) no evolucionó al servicio de la comunicación, sino más bien al servicio del pensamiento. Why only us adopta una noción muy restrictiva del término lenguaje en la expresión evolución del lenguaje: solo el sistema computacional recursivo (la sintaxis) proporciona productividad en cualquier lenguaje humano. (Sin duda, usar el término lenguaje para un sistema computacional interno es otra razón por la que la teoría presentada en Why only us a menudo se malinterpreta).

Según el famoso modelo de Hauser, Chomsky & Fitch (2002), este componente computacional forma, junto con el sistema conceptual-intencional y el sistema sensorio-motor, la facultad humana del lenguaje. La hipótesis central es que la evolución del lenguaje como rasgo específico de nuestra especie consiste esencialmente en el desarrollo de este (muy simple) sistema computacional dentro de un órgano cognitivo más complejo, cuyos otros componentes son ampliamente compartidos con otras especies y tienen una evolución trayectoria evolutiva independiente.

Más específicamente, el modelo de Chomsky conjetura que la relación entre el sistema computacional y los otros dos sistemas es asimétrica: el sistema computacional estaría optimizado adaptativamente para su interacción con el sistema conceptual-intencional y habría formado, junto con él, un lenguaje interno de pensamiento (LDP), mientras que la relación entre el LDP y el componente sensorio-motor (una conexión necesaria para la externalización del LDP y su uso para la comunicación) sería auxiliar. Como señaló Chomsky, “la etapa más temprana del lenguaje habría sido solo eso: un lenguaje de pensamiento, usado internamente” (Chomsky 2007: 13).

Al adoptar esta perspectiva, Why only us entra en conflicto con la mayor parte de la investigación en esta área, que asume que el lenguaje evolucionó a partir de sistemas de comunicación antiguos. Pero la hipótesis de que el lenguaje evolucionó primero como un sistema interno de pensamiento, y no como un sistema de comunicación, tiene una ventaja fundamental: explica mejor por qué surgió la propiedad más claramente distintiva del lenguaje humano: la infinitud discreta.

De hecho, todas las lenguas humanas tienen un componente computacional recursivo que permite combinar un conjunto finito de elementos y producir un conjunto potencialmente infinito de conceptos, ideas y pensamientos a partir de ellos. Esta capacidad, que hasta donde sabemos, es exclusiva de nuestra especie, es una buena candidata para ser facilitadora de una de las propiedades más características de nuestra cognición: la posibilidad de crear representaciones mentales de entidades que no existen en el mundo, las cuales son ficticias, pero en las que podemos creer, como dioses, naciones, leyes o dinero. Se ha argumentado acertadamente que los humanos somos básicamente cazadores-recolectores capaces de creer en entidades ficticias (Harari 2014), o que somos poco más que simios capaces de acumular conocimiento cultural (Stewart-Williams 2018), pero ambas capacidades solo son posibles gracias a la propiedad central del lenguaje.

Por supuesto, el uso del lenguaje para la comunicación es esencial para explicar el desarrollo de la cognición y la cultura humana. Pero esto no es cuestionado por el modelo de Chomsky, que simplemente afirma que la función de comunicación no explica la evolución del componente central y distintivo del lenguaje humano o las propiedades que tiene.
 

¿Más de lo que necesita la naturaleza?

La evolución de una sintaxis recursiva (“más de lo que la naturaleza necesita”, en los términos de Shakespeare usados ​​por Bickerton 2014) tiene sentido adaptativo si evolucionó en beneficio del pensamiento, pero no si evolucionó en beneficio de la comunicación. Una sintaxis recursiva no es esencial para la comunicación, pero es esencial para construir pensamientos complejos que pueden ser interesantes para comunicar.

La teoría de que el lenguaje humano evolucionó como un sistema de comunicación tiene la dificultad de explicar qué circunstancias en la vida del Homo sapiens hace unos 200.000 años (o de cualquier otra especie ancestral) explicarían la necesidad de un sistema de comunicación más sofisticado y versátil que el anterior ya disponible. Cualquier explicación adaptativa basada en la comunicación requiere que previamente (o al menos simultáneamente) haya habido un desarrollo igualmente sofisticado del lenguaje o pensamiento interno. De lo contrario, no se puede imaginar ningún escenario en el que agregar una sintaxis recursiva pueda ser adaptativo. Un sistema de comunicación sofisticado solo es necesario (y por lo tanto adaptativo) si hay pensamientos sofisticados que comunicar. La idea de que la complejidad del sistema de comunicación (el código) precede a la complejidad del mensaje a comunicar (o que el primero es responsable del segundo) debe considerarse sorprendente, por muy extendida que sea.

Este problema es análogo a lo que Bickerton (2014) llamó "el problema de Wallace" (que los seres humanos tienen mucha más capacidad cerebral de la necesaria para sobrevivir). De hecho, el co-descubridor de la teoría de la evolución por selección natural tuvo que contradecirse a sí mismo al considerar la cognición humana, ya que no podía imaginar cómo podría el desarrollo de las llamadas "capacidades superiores" como el lenguaje, la música, las matemáticas o el arte podrían haber sido adaptativas para un primate arcaico. Pero el problema se mitiga si la evolución del lenguaje humano se concibe como la evolución de un mosaico de sistemas relativamente independientes con diferentes funciones y trayectorias evolutivas.

La singularidad del lenguaje humano no es que sea un sistema de comunicación muy sofisticado (aunque ciertamente puede usarse como tal), sino que su núcleo computacional es una herramienta interna fundamental para la cognición. No es parte de la cultura, sino la herramienta fundamental para construirla. Así, se podría concluir, contrariamente a la visión predominante en el campo de la investigación de la evolución del lenguaje, que los seres humanos no tenemos lenguaje porque somos más inteligentes, sino que somos más inteligentes porque tenemos lenguaje.
 


"Vamos a empezar hablando en oraciones declarativas simples"

OTROS LINKS LINGÜÍSTICOS


1. De cuatro idiomas que se hablaron en Tucumán, tres se extinguieron. 

2. El próximo censo nacional, ¿reconocerá los derechos lingüísticos?

3. La Academia Argentina de Letras en riesgo y con sueldos congelados desde 2019. 

4. Claves para escribir en lenguaje fácil y por qué es importante hacerlo.

 

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

XI Simposio de la Asociación Argentina de Lingüística Cognitiva (AALiCo)

📌Call for papers
Llamado de artículos para Pragmática Sociocultural
Entrehojas: revista de estudios hispánicos

 

Esto es todo por hoy. La semana que viene nos volvemos a encontrar virtualmente para compartir las últimas novedades lingüísticas. 

¡Que estés muy bien!

Colaborá con nosotres
Conocé nuestras actividades
Compartinos tu evento o experimento
Mirá todos nuestros Newsletter anteriores
Twitter
Facebook
Instagram
YouTube
Website
Email
Medium
Recibiste este correo porque sos parte de RELIF.
Reenviale este newsletter a un lingüista amigue que quieras mucho y decile que se suscriba.






This email was sent to nicolas.a.arellano@gmail.com
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
RELIF · ------ · Ciudad Autónoma de Buenos Aires, CABA 1607 · Argentina

Email Marketing Powered by Mailchimp